domingo, 24 de febrero de 2013

Que yo te esperé y tú desesperaste entre tardes fugaces.


Echo de menos tus abrazos poliédricos cubriendo los ángulos agudos de mi cuerpo. 
Cuando el pasado solo piensa en el recuerdo yo me imagino un futuro pluscuamperfecto. 
He dado vueltas en la cama aunque no encuentro, la postura para dormirme aunque no estés aquí dentro. Cierro los ojos y lo intento, me duelen las costuras de los sueños que no tengo…


1 comentario:

  1. Y este podría ser el prólogo del libro...

    ResponderEliminar